Oct 17

“Romero Comunicador”

(Roma, 12 de octubre de 2018).  Por el poderoso uso de los medios de comunicación de la Iglesia para denunciar las injusticias contra los pobres, el Arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 y quien será canonizado por el Papa Francisco este domingo, representa un desafío para los comunicadores de la Iglesia.

Así lo afirmó Julian Filochowski durante un evento celebrado en el Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede y organizado por SIGNIS, la Asociación Mundial Católica para la Comunicación, y por el propio Dicasterio.

Filochowski conoció a Romero y colaboró con él durante la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Puebla, México; actualmente dirige el Archbishop Romero Trust, un centro de documentación sobre Romero con sede en el Reino Unido.

“El desafío para los medios cristianos es evitar la tentación de presentar a un Romero descafeinado, un hombre carismático y orante que fue alcanzado por la bala de un pistolero loco mientras celebraba la Misa. No, el arzobispo Romero fue asesinado en un intento deliberado y planeado para silenciar la voz de la verdad en una sociedad alimentada con una dieta de distorsiones y mentiras. La voz de los sin voz fue asesinada en el altar, fue ejecutado como Jesús de Nazaret. Así que por favor cuenten la historia como realmente fue”, señaló Filochowski.

Tomado de: www.signis.net